Anamú contiene sustancias anticancerígenas

Anamú contiene sustancias anticancerígenas

El anamú es una planta herbácea perenne que tiene grandes propiedades medicinales y que crece en las zonas tropicales del Centro y Sur de América, el Caribe y en África aunque principalmente lo hace en el Amazonas.

Es utilizada en Brasil en forma de infusión por sus propiedades estimulantes, diuréticas, antiespasmódicas y para tratar problemas de menstruación y también para tratar problemas de falta de memoria, como analgésico, para tratar problemas de la piel e incluso para curar la malaria.

Debido a su fuerte olor a ajo, en algunos sitios se le conoce como la yerba de ajo, aunque también tiene otros nombres como son apacina, apacín o apazote.

Se ha descubierto que el anamú tiene muchos compuestos activos entre los que se encuentran los flavonoides, esterioides, triterpenos y otros compuestos a base de azufre y en varios estudios se ha comprobado que tiene propiedades anticancerígenas.

Las sustancias que se ha documentado con propiedades antitumorales son el Coumarin y el Benzaldehydo y los efectos que tiene son además de anticancerígenos citotóxicos y antileucémicos.

En el 2008 se publicó un estudio en el mes de Noviembre en la revista BMC Complementary and Alternative en la que se encontró en el anamú propiedades para combatir distintos tipos de cáncer y se afirmó el interés por seguir investigando acerca de esta planta con propiedades terapéuticas más que interesantes.

Otro estudio publicado en 1990 demostró que el anamú tiene la capacidad de reducir los niveles de glucosa en la sangre por sus efectos hipoglucemiantes y tras haberse administrado en ratones se comprobó que transcurrida una hora de tiempo, la glucosa se redujo en un 60%.

Esto hace que además de ser una planta recomendada para ayudar a curar el cáncer lo sea para las personas diabéticas que precisan mantener a raya los niveles de glucosa.

También se ha comprobado como sus propiedades analgésicas y antiiflamatorias hacen del anamú una planta recomendada tratar la astritis ya que tiene una acción muy similar a los medicamentos.

En cuanto a la forma de tomar el anamú, se suelen machacar las raíces para elaborar tés que además son muy efectivos para tratar los problemas de vejiga y también de virus.

Una de las recetas más clásicas para tomar anamú es la que se prepara echando 30 gramos de su raíz y de hojas secas en la cantidad de un litro de agua. Una vez que rompa a hervir el agua se retira del fuego el recipiente y se deja reposar 10 minutos.

Se aconseja tomar ¼ de taza entre 1 y 3 veces al día en función del problema de salud que vayamos a tratar en cuestión.

En cuanto a sus contraindicaciones, no deben de consumirlo las mujeres embarazadas puesto que puede producir contracciones uterinas.

Las personas que toman medicamentos anticoagulantes tampoco deberían consumir anamú.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario