Cómo cuidar los ojos en verano

Cómo cuidar los ojos en verano

Father teaching cute little daughter to swim

El verano es una época donde los ojos pueden sufrir bastante sino les prestamos la atención adecuada. Al cambiar de hábitos no somos conscientes de que podemos estar perjudicándolos y en consecuencia es posible que se irriten y se muestren en peores condiciones que en otra época del año.

Durante los meses de calor los baños en las piscinas se incrementan, y el agua de éstas contiene un elemento muy dañino para los ojos si abusamos de él: el cloro. Esta sustancia es necesaria para que el agua en la que nos estamos refrescando se mantenga en condiciones óptimas para el baño, sin embargo el cloro puede acabar provocando irritación en los ojos, por eso se recomienda el uso de gafas acuáticas.

Algo similar ocurre con el agua del mar, cuya concentración salina puede afectar a la zona ocular de las personas más sensibles. Por eso, en este medio se aconseja también el uso de gafas acuáticas y, en ambos casos, mantener una higiene ocular adecuada.

En estas fechas puede incrementarse también el uso de pantallas digitales, especialmente al tener más tiempo para los videojuegos, ver la televisión o estar frente al ordenador. La salud ocular puede verse afectada si no controlamos su uso, ya que pasar demasiado tiempo al frente de estos aparatos puede provocar que aparezca fatiga visual y sequedad.

Para evitarlas es preciso mantener una separación adecuada con respecto a la pantalla del dispositivo que se use. Si estamos frente a ordenadores, tablets o smartphones se recomienda una distancia entre 45 y 60 cms. En el caso del televisor lo ideal es mantenerse a dos o tres metros, la distancia deberá ser proporcional al tamaño del aparato. De igual modo, es importante realizar una serie de pausas cada cierto tiempo. Lo idóneo es descansar cada hora durante cinco o diez minutos y levantarse del sitio, para evitar tener la vista fija en un mismo punto durante mucho tiempo.

El aire acondicionado a temperaturas muy frías es otro factor que puede provocar sequedad en la zona ocular, por lo que es importante que estos aparatos se mantengan a una temperatura no inferior a los 24º.

Para cada una de estas situaciones es recomendable mantener una higiene ocular adecuada. En este sentido, destaca Euphralia, una solución oftálmica de Laboratorios Boiron, utilizada como limpiador ocular en adultos y niños a partir de un año, en caso de irritación, molestias oculares o sequedad ocular ligera de origen diverso (esfuerzo prolongado, agua de mar o piscina, fatiga ocular, humo, polvo o aire). Este producto de cuidado diario carece de conservantes y es fácil de utilizar: sólo hay que aplicar una o dos gotas en cada ojo de dos a seis veces al día y su práctica presentación en mono dosis permiten llevarla a cualquier parte.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario